Después de meses de pérdidas, sin un respiro a la vista, la industria avícola norteamericana empezó a cortar producción en 2008, en un esfuerzo por equilibrar la oferta con la demanda dañada por la recesión. La primera prueba fuerte de contracción se vio a mediados año como una brusca reducción en el tamaño de la parvada de reproductoras, que cayó de 58 millones de gallinas a principios de 2008, a 53 millones a finales del año, un tamaño de parvada similar que había a finales de 2000.

A finales de 2008, el sacrificio de pollo de engorda cayó por debajo de la cifra del año anterior, con una disminución del 5% en el último trimestre, lo cual continuó durante 2009. Los cortes de la oferta generaron aumentos moderados del precio nacional, que junto con la disminución del costo del alimento balanceado, permitió que el productor promedio estadounidense fuera rentable a principios de 2009.

Expansión

Una vez que vuelva a empezar la expansión, ¿cuán grande y rápido debe ser el incremento? Un indicador es el tamaño de la parvada nacional de reproductoras. A lo largo de 2009, el tamaño promedio de parvada estuvo cerca del nivel promedio de 1998, en 53 a 54 millones de gallinas. Aunque estas gallinas son jóvenes y productivas, el tamaño actual de la parvada no generaría suficientes huevos incubables para aumentar de forma sustancial el sacrificio de pollos de engorda.

El USDA ha informado de colocación de pollonas a niveles muy bajos durante más de un año, lo que indica que la parvada de suministro permanecerá en la cantidad relativamente pequeña de 54 a 55 millones de gallinas durante 2010.

El USDA notificó que la producción de huevos incubables bajó un 1.6% en 2008 y un 6% más en 2009. Con base en los informes de colocación de pollonas, espero que la producción de huevos incubables aumente quizás un 2% en 2010. Sin más huevos incubables, sería difícil de lograr una rápida sustitución de una menor oferta de pollo de engorda.

Advertisement

Recuperación económica

Las preocupaciones sobre el rumbo de la recuperación económica son un fuerte incentivo para el productor de tener cautela al planificar la utilización de toda su capacidad. Aunque, en términos técnicos, es probable que ya haya acabado la recesión, el consumidor estadounidense aún se enfrenta a la incertidumbre, al alto desempleo y a los problemas de la crisis de créditos que no desaparecen. La demanda del consumidor a través de canales de servicios de alimentos ha sido en los últimos años una fuerte área de crecimiento para los productos de pollo de valor agregado, pero el crecimiento dio cabida a una brusca disminución al empezar la recesión.

En particular, la demanda reducida de carne de pechuga a través de canales de servicios de alimentos limitó gravemente el aumento de precios del mercado al por mayor, a pesar de los cortes sustanciales de producción. Hasta que mejore el segmento de servicios de alimentos de la economía estadounidense, quizás sea difícil para los mercados al por mayor avanzar al punto de márgenes positivos sostenidos.

En el transcurso del próximo año, la industria de EUA va también a enfrentarse a desafíos con el acceso a mercados clave de exportación. Aunque las exportaciones de 2009 estuvieron alrededor del mismo nivel de 2008, las disputas comerciales de EUA con China y Rusia han complicado mucho el panorama de exportación para 2010.

Las exportaciones son el componente clave del mantenimiento del valor en el mercado de la pierna y muslo, por lo que la industria está acostumbrada a exportar alrededor de la mitad de la carne oscura producida en EUA. Si se prolongan los trastornos a las exportaciones, los productores pueden incluso ir más lento para regresar a los niveles de producción completa. - Cobb Focus