De continuar las elevadas tasas de crecimiento de las exportaciones de América Latina hacia sus principales mercados de destino en la última década, la CEPAL proyecta que a mediados de la próxima década, China podría ocupar el segundo lugar como destino de las exportaciones de la región, superando de 7,6% del total de ventas de la región en 2009, a 19,3% en 2020.

El compendio realizado por la CEPAL muestra que la tendencia de la Unión Europea que su participación se mantendría en alrededor de 14%, siendo superada por China a partir del 2015. Mientras que el crecimiento de China como destino se debería principalmente al constante declive en las exportaciones hacia Estados Unidos (de 38,6% en 2009 a 28,4% en 2020).

La importancia de China como mercado de exportación varía notablemente dentro de la región. Este es un mercado clave para Chile, Perú y Argentina, por ejemplo, pero uno bastante reducido para las ventas de Centro América, salvo Costa Rica.

En cuanto a las importaciones, según el informe, se prevé un comportamiento similar: China podría superar a la Unión Europea y a Estados Unidos al año 2020 como origen de las importaciones de la región. Este aumento se concentrará sobre todo en los mismos bienes de capital que ya tienen alta presencia en la región, como los productos electrónicos, piezas y partes, maquinarias y textiles.

Algunos países de la región dependen significativamente de China como socio comercial. Entre estos Chile muestra las tasas más altas en esta relación, con 13% de sus exportaciones destinadas a China. Lo siguen Perú, (11%), Argentina (9%), Costa Rica (7%) y Brasil (7%).

En cuanto a las importaciones, Paraguay es un caso extremo 27% de sus importaciones provienen de China. Lo siguen Chile (11%), Argentina (11%) Brasil, México y Colombia (10%).

La canasta exportadora de la región en su conjunto hacia China se sigue concentrando en materias primas y sus procesados, aunque varían los grados de especialización.