En abril se reunieron en París líderes de la industria del huevo de todo el mundo para la conferencia de la Comisión Internacional del Huevo (International Egg Commission, IEC). Más de 320 personas asistieron a la conferencia de tres días para analizar los últimos asuntos y legislación que afecta a la industria.

El tema de esta conferencia de la IEC, la primera de 2010, fue La Siguiente Década, y uno de los mensajes que más sonaron, al que muchos conferencistas se refirieron, fue la creciente población global y al papel que la industria del huevo puede desempeñar en ayudar a satisfacer el desafío alimentario mundial.

Desafío alimentario mundial

Los delegados que asistieron a la conferencia de la IEC de abril en París, se enteraron que las cifras producidas por la Organización para la Alimentación y la Agricultura muestran que la población global va a aumentar en 2,500 millones a 9,100 millones para 2050.

Dicha Organización para la Alimentación y la Agricultura calcula que ya hay mil millones de personas en el mundo que están subalimentadas y desnutridas, por lo tanto el dilema que enfrentan los productores de alimentos en el futuro es: ¿Cómo puede el mundo producir suficientes alimentos para alimentar a 2,500 millones adicionales de personas, así como a los mil millones que aún no tienen suficiente para comer?

Tom Hebert, especialista en asuntos gubernamentales que trabaja de cerca con el Departamento de Agricultura de EUA, pronunció un discurso ante la conferencia de la IEC, en el que le dijo a los delegados que la solución al desafío alimentario mundial es el huevo. Exhortó a la industria a que haga que se escuche su voz a nivel ministerial, para mostrar el valor nutritivo de los huevos, su asequibilidad y su baja huella de carbono.

Advertisement

Huella de carbono

La huella de carbono de la industria del huevo fue otro tema clave en la conferencia de la IEC. El Dr. Imke de Boer, profesor adjunto de la Universidad de Wageningen, de Holanda, intercambió sus hallazgos de un estudio reciente sobre la huella de carbono de la industria del huevo. El Dr. de Boer mostró que de los cuatro principales sistemas de producción de huevo: en jaulas, abierto en casetas, en libertad y orgánico, el sistema de jaulas es el de menor huella de carbono.

Al calcular la huella de carbono, el estudio del Dr. de Boer toma en cuenta todo el ciclo vital de producción de huevo, tomando en consideración el proceso del alimento balanceado, la crianza de las pollonas, los requisitos de transporte, así como los métodos presentes de producción en granja de huevos. Los delegados de la IEC escucharon que la producción de huevo tiene una huella de carbono más baja que la producción de carne de res o de cerdo, y que dentro de la industria del huevo, los sistemas abiertos en casetas y en libertad tienen la huella de carbono más alta, mientras que la producción en jaula la menor.

Altamente nutritivo y proteína de alta calidad

Durante la conferencia, los delegados se enteraron más de los excepcionales beneficios a la salud de los huevos por parte del Dr. Don McNamara. Explicó que los huevos son altamente nutritivos y una excelente fuente de proteína de alta calidad, que contienen vitaminas y minerales esenciales que son necesarios para una dieta sana. El Dr. McNamara analizó estudios recientes de investigación que muestran que el consumo de huevos ayuda a la gente a bajar de peso, al hacerla sentir satisfecha por más tiempo, y que también reducen el riesgo de cáncer de mama, enfermedades oculares relacionadas con la edad y pérdida de músculo.

Además de ser un alimento altamente nutritivo, con muchos beneficios para la salud, los huevos son una de las fuentes de proteína más asequibles. El Dr. Bernard Valat, Director General de la Organización Mundial de Sanidad Animal, le dijo a los delegados que hacia 2030, debido al aumento de la población global, y a la creciente riqueza de la gente en los países en desarrollo, habrá un aumento del 50% en la demanda mundial de productos de proteína animal, como los huevos.