Después de señalizar la distensión de las barreras comerciales en relación a los productos brasileños, el gobierno argentino anunció ahora que va a prohibir a las cadenas de supermercados importar alimentos que también se produzcan localmente. Prevista para entrar en vigor el 10 de junio, según la prensa local la medida va a impedir principalmente artículos de la agroindustria brasileña, como la carne de cerdo, tomates y maíz en conserva.

El anuncio lo hizo el secretario de Comercio Interior argentino, Guillermo Moreno. Sin publicar la norma en los diarios oficiales del gobierno, comunicó la decisión por teléfono o personalmente a los directores de las grandes cadenas de supermercados, dejando dudas sobre los criterios y la extensión de la prohibición. A pesar de no haber sido informado oficialmente sobre las restricciones comerciales y de que los alimentos no son "significativos" en las exportaciones al país vecino, el gobierno brasileño buscó al primero en el escalafón del gobierno argentino.

Advertisement

Hasta ahora, el secretario vetó verbalmente a las pastas italianas así como al jamón serrano y aceite de oliva españoles.