La avicultura colombiana no fue incluida en el Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea (UE). A juicio del presidente de la Federación Colombiana de Avicultores (Fenavi), Sr. Jorge Enrique Bedoya, esto se puede observar desde dos puntos de vista.

El primero, este es bueno porque se evita tener que implementar estándares internacionales de bienestar animal que no tienen ningún sentido, los cuales incluso están por encima de las recomendaciones internacionales.

El Sr. Bedoya, afirmó, "la exigencia de altos estándares es una forma efectiva del cierre del mercado, porque los europeos son altamente proteccionistas".

Advertisement

El segundo punto es que esta situación de no estar incluidos en el Tratado es perjudicial para los productores, porque Europa es un importante consumidor de huevo y pollo.
Sin embargo, el presidente de Fenavi considera que es más positivo para el consumidor colombiano no estar dentro de la negociación del tratado con la UE, ya que la implementación de la disciplina del bienestar animal en la cual está inmersa Europa hubiera significado más costos para la producción del pollo y los huevos.

El presidente de Fenavi, puntualizó, "si se invierte más en la producción, necesariamente el producto final aumentará su precio y eso afecta a nuestro consumidor interno. Para nosotros en este momento es más importante el mercado doméstico que explorar en otros mercados".

Otros sectores que también fueron excluidos de la negociación con la Unión Europea son el arroz, el maíz y la carne de cerdo.