Esta autodeclaración de Colombia fue presentada recientemente a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) en un documento técnico en el cual se relacionan los antecedentes y fundamentos que dan soporte a este comunicado.

Dentro de las acciones emprendidas por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) para mantener al patrimonio avícola libre de influenza, se enmarca la realización de dos muestreos anuales en la avicultura comercial, con tamaños de muestra proporcional, según el número de granjas y aves por departamento.

En este aspecto, durante el 2009 se muestrearon aproximadamente 17.500 aves comerciales de engorde, postura y reproducción, las cuales resultaron negativas a influenza aviar, al igual que 3.500 aves de traspatio alrededor de humedales.

Igualmente, se llevó a cabo el monitoreo de aves de traspatio alrededor de los sitios de migración, como la Laguna de Fúquene, de Sonso y Ciénaga Grande. En estas lagunas, junto con Carimagua, también fueron monitoreadas las aves silvestres nativas.

Adicional a esto, desde 1997 el ICA ha ejercido control a todas las importaciones de aves de un día, aves adultas y huevos fértiles en puertos, aeropuertos y pasos fronterizos, sin detectar presencia de anticuerpos contra influenza aviar, al tiempo que ha procedido al cierre de las importaciones avícolas de países que han reportado a la OIE la presencia de influenza aviar.

El gerente del ICA señaló también que con la autodeclaración el instituto reforzará sus acciones de vigilancia y control para mantener a la avicultura sin presencia de influenza, e invitó a los productores a continuar trabajando en pro de la sanidad, notificando al ICA cualquier cuadro compatible con la enfermedad, avanzando en la erradicación de la enfermedad de Newcastle y en la certificación de granjas libres de salmonella.

Así mismo dijo que la implementación de las medidas de bioseguridad en las granjas es fundamental para minimizar el riesgo de entrada a Colombia de influenza aviar, además de continuar comercializando los productos avícolas en el mercado nacional e internacional, quienes exigirán productos provenientes de granjas bioseguras.

En este aspecto, por medio de la resolución 1183 del pasado 26 de marzo del 2010, el instituto determinó que las granjas que aún no han inscrito su plan de implementación de medidas de bioseguridad sólo tendrán plazo de seis meses para radicarlo, es decir hasta el próximo 26 de septiembre de este año. Una vez vencido este término, las explotaciones que no hayan cumplido se les cancelará el registro como granja.