Hace un año que la empresa Brasil Foods entregó a la Secretaría de Acompañamiento Económico (SEAE) del Ministerio de Hacienda de Brasil, la documentación sobre la compra de Sadia por Perdigão. Cuando la transacción fue anunciada por Luiz Fernando Furlan y Nildemar Secches, en mayo del año pasado, la expectativa era que el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) deliberara sobre la fusión en seis meses. Un año después, el caso sigue estancado.

Cuando el informe de la SEAE, finalmente se despacho, la compra todavía debía ser evaluada por la Secretaría de Derecho Económico del Ministerio de Justicia y sólo entonces llegar al CADE, quien finalmente daría el veredicto sobre el acuerdo. Esta instrucción, es lo que la empresa Brasil Foods espera para finalizar la integración de las empresas.