El gobierno Boliviano aprobó a través de un decreto supremo, la importación de maíz amarillo con arancel cero por la escasez del producto y para responder a la demanda de los avicultores y porcicultores.

Esta medida regirá hasta septiembre próximo, cuando comience la próxima cosecha en este país, y sólo para la internación de un total de 60 mil toneladas del alimento, cantidad que cubre el déficit nacional.

Los agricultores de Bolivia no rechazan la medida. Ellos explican que la producción nacional cayó en gran medida respecto al año pasado, y aseguran que una de las causas es que el gobierno desincentivó la siembra al prohibir la exportación de soya, lo que provocó que lo silos estén repletos de este grano sin dejar espacio para el maíz.

Por otra parte, la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Sra. Nemesia Achacollo, dijo durante la conferencia de prensa en La Paz, que el maíz amarillo será importado de Brasil y Argentina para evitar el aumento del precio de las carnes de pollo y de cerdo.

La autoridad indicó que la determinación asumida por el gobierno de Bolivia se debe a que los volúmenes de producción de maíz en la campaña de verano no son los proyectados para atender la demanda de este producto.