En una inspección sorpresa, la Coordinación de Higiene de los Alimentos de Venezuela ordenó el decomiso preventivo de 80 mil kilos de pollo, que iban a ser colocados por PDVSA Agrícola en la Cadena de Tiendas Venezolana (CATIVEN), red conformada por los estatizados establecimientos Bicentenario.

El procedimiento se ejecutó en la empresa Avícola de Oriente, luego que la Dirección de Contraloría Sanitaria de Anzoátegui autorizó la supervisión del cargamento de pollo que se encontraba en las cavas refrigeradoras, con el fin de comprobar su calidad.

Durante el procedimiento se presentaron los funcionarios sanitarios junto con efectivos de la Dirección Regional de Inteligencia Militar (DIM) y del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (INDEPABIS).

El coordinador de Higiene de los Alimentos del Distrito Sanitario No. 5, Sr. Dixon Medina, explicó que el producto quedó retenido, mientras llegan los resultados de las pruebas bacteriológicas que enviaron al Instituto Nacional de Higiene Sanitaria en Caracas.

El presidente de Avícola de Oriente, Sr. Mauricio Fidelibus, garantizó la calidad del pollo que benefician, descartó cualquier descomposición y aseguró que el producto es sometido a las más estrictas normas sanitarias. Aseguró que las aves se mantienen en una cadena de frío de hasta 18 grados bajo cero, temperatura que garantiza su conservación por ocho meses.

El Sr. Fidelibus recordó que la empresa Avícola de Oriente firmó una alianza con Pdvsa Agrícola desde el pasado 1 abril. “En caso de que exista pollo de esa fecha no está dañado porque apenas han pasado dos meses”.

El empresario aclaró que en la granja crían el pollo, luego lo sacrifican, procesan y empacan para entregarlo a PDVSA Agrícola, que se encarga de su comercialización.
Al presidente de Avícola Oriente le preocupa que la paralización de la salida de la mercancía entorpezca el sacrificio de los pollos que están en los galpones.