De acuerdo al informe anual que publican de forma conjunta la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Las subidas en los precios del ganado en la próxima década serán en general menos marcadas, amortiguadas por los aumentos de productividad, aunque la demanda mundial de carne avanza más rápido que la de otros productos agrícolas a medida que el aumento de la riqueza en algunos sectores de población de los países emergentes lleva a cambios en su hábitos alimentarios.

El informe de Perspectivas agrícolas OCDE – FAO 2010-2019 estima que los precios de las carnes tenderían al alza. Las proyecciones indican que el el precio nominal del pollo aumentará en 32% hasta los $1.638/tn peso canal y precio nominal del porcino se incrementará en 17% hasta los $1.681/tn peso canal en 2019, en relación con los precios base 2007/09.

Como consecuencia del significativo aumento de la productividad se estima que los precios de la carne porcina, tal vez no se puedan mantener firmes después del 2015, debido al incremento de la oferta en Brasil y China.

Por otra parte se encuentra la carne de pollo, ya que para este producto cárnico se pronostica que los precios permanecerán fuertes a través de la década, debido a que el consumidor continuará demandando esta carne en forma sostenida.

En este contexto se prevé que la producción mundial de carne va a tener un aumento de 1,8% en el período 2010-2019, este crecimiento será inferior al registrado en década anterior debido a la limitación de los recursos. Sin embargo, ya que la carne aviar y porcina tienen ciclos de producción más cortos que la carne de vacuno, podrán responder mejor que ésta a la renovada demanda.