Los trabajadores de la Empresa Territorial Avícola ubicada en Güines, a 52 kilómetros al sureste de la capital cubana, adaptan alternativas con el objetivo de reducir el consumo energético en las unidades productivas dispuestas en ocho de los municipios de la provincia de La Habana

Leonardo Bravo, responsable de realizar este proyecto en la entidad explicó que las turbinas son los equipos que actualmente demandan más electricidad y por esto su uso está regulado en todos los centros durante el tiempo de mayor consumo.

Para suministrar agua se abordan iniciativas con el fin de racionalizar este recurso que se distribuye en las granjas y también lo utiliza la población residente en los lugares aledaños.

A través de la lectura diaria del metro contador realizan los ajustes y correcciones del plan para evitar los sobregiros y a través de las reuniones del consejo energético valoran todos los meses el comportamiento de los indicadores del consumo de electricidad.

Inmersos en la cruzada por el ahorro de energía eléctrica y otros portadores energéticos, los trabajadores de la Empresa Avícola de Güines mantienen una vigilancia estricta del cumplimiento de lo establecido en el plan sin afectar la producción en el horario pico.

Hasta la fecha el acumulado de combustible diesel es de 89% de acuerdo con la demanda, distribución y venta de huevos a las unidades de comercio, centros educacionales e instituciones de salud pública, entre otros organismos

La asignación de gasolina se redujo a 61% y como consecuencia se comenzó a emplear nuevas camionetas procedentes de la República China, debido a que el parque automotriz anterior era un gran consumidor de combustible.