Tyson do Brasil, una subsidiaria de Tyson Food Alimentos EUA, ha preparado una estrategia para expandir sus operaciones en mercado brasileño con ingresos globales de US$27 billones, la compañía ya ha reservado un “valor” para aumentar su participación en el mercado de Brasil a partir de 2011.

En una audiencia en el Comité de Agricultura, el nuevo presidente de la filial brasileña, el Sr. Víctor Hugo Brandalise, afirmó que la empresa es la segunda mayor procesadora mundial de proteína animal, está posicionada para crecer en Brasil. “Tenemos un valor ya disponible de la casa matriz para aplicar aquí cuando lleguemos al punto de equilibrio”, dijo a los diputados, sin revelar el valor de la inversión. “Vamos a invertir aquí. Enfocándonos principalmente en las aves, que es nuestro negocio. A continuación, añadir valor a los cerdos, lo que sería normal. Y como última etapa entraríamos en el campo del ganado”. La compañía ya ha invertido R$250 millones en Brasil y tiene otros R$40 millones para gastar hasta el final del año fiscal en julio.

La opción de Tyson en Brasil es un movimiento estratégico para expandir la producción en el campo de nuestra competencia brasileña, los grupos JBS y Marfrig. “No tenemos mucho más que crecer en EUA. Vamos a crecer en China, India y México, pero Brasil es la mayor posibilidad de éxito y crecimiento de Tyson”, dijo el Sr. Brandalise, quien asumió el cargo a principios de junio de este año.

Tyson Foods tiene 40% de los ingresos relacionados con los productos de ganado vacuno, 36% en pollos y 13% en cerdos. En Brasil, donde emplea a 3.200 empleados y mantiene “integración” con 248 granjas de aves, la multinacional compró las fábricas Macedo, SC; Avita, SC; y Frangobras, PR. “Podría haber adquirido una gran empresa, pero ha comprado tres pequeñas empresas para adaptarse a la cultura brasileña”. El representante de Tyson dijo que esta multinacional prefería apostar a un aumento de la “productividad y la rentabilidad”, como una estrategia para su crecimiento.