Ovasort Limited, con sede en Cardiff, UK, ha descubierto las proteínas ligadas al sexo en la superficie de las células espermatozoides de porcinos y vacunos, lo cual le ha permitido desarrollar un producto prototipo para identificar y separar las células masculinas y femeninas en ambas especies.

Es la primera vez que el sexado del semen ha sido comercialmente posible en porcinos, y la tecnología ofrece un método del sexaje de semen mucho más fácil, más rápido y rentable en la ganaderia.

La tecnología desarrollada no supone modificación de células. El dispositivo detecta las diferencias externas existentes en la composición de los espermatozoides con células femeninas o masculinas, permitiendo clasificar los espermatozoides y por tanto, que los productores puedan seleccionar el sexo de las crías.

El director ejecutivo de Ovasort, Dr. Ian Cumming, dijo que los avances tecnológicos han sido apoyados por la fundación del Gobierno de la Asamblea de Gales a través del acceso a las instalaciones de clase mundial de los laboratorios de proteómica y genómica de la Universidad de Cardiff.

Actualmente se están llevando a cabo los primeros ensayos de campo en Escandinavia con la empresa porcina danesa, Danish Pig Production.

Los creadores del dispositivo consideran que éste puede ser una alternativa importante a la castración. Debido a que las hembras son preferidas por los consumidores ya que no tienen el problema de los machos que pueden producir olor sexual (éste mal olor es liberado una vez que el porcino ha sido cocinado), a menos que éste sea castrado poco después del nacimiento. Sin embargo, la castración está siendo cada vez más prohibida en pro de mejorar el bienestar animal y evitar el sufrimiento innecesario.

Al utilizar el producto Ovasort, los productores de porcinos podrán producir más hembras, satisfaciendo las necesidades del mercado.