El conflicto por la entrada de productos hondureños lácteos a El Salvador está afectando también a los avicultores hondureños quienes tampoco pueden exportar aproximadamente 3 mil cajas de huevos mensuales, lo que representa US$74 mil mensuales en pérdidas.

De acuerdo con la Sra. Joselina Rubí, gerente comercial de la Asociación Nacional de Avicultores de Honduras, Anavih, esta situación se registra durante el último semestre, por lo que las pérdidas acumuladas llegan hasta los US$500 mil.

Según la Sra. Rubí, el gremio avícola no puede interferir en la resolución del conflicto, por lo cual tiene que esperar pacientemente a que éste se resuelva para volver a ingresar con sus exportaciones.

Los productores avícolas siguen esperando la solución del conflicto comercial para exportar su producto. Por lo cual, los productores hondureños han ajustado su producción a las necesidades del mercado local, posponiendo planes de incrementarla.

El origen de la crisis comercial entre Honduras y El Salvador sigue siendo la aplicación en Honduras del protocolo sanitario para el sector avícola salvadoreño, que toma en cuenta los antecedentes de enfermedades aviares de ese país. El director ejecutivo de la Federación Nacional de Ganaderos y Agricultores de Honduras, Fenagh, Sr. Edgardo Leiva, comentó “todo repercute en los productos los lácteos, porque Honduras aplica el protocolo a sus productos avícolas, en especial a una empresa que tiene influencia política en El Salvador”.

El organismo no descarta endurecer las medidas de presión, si los gobiernos de ambos países no logran encontrar una salida a la crisis en el sector lácteo.

Algunos sectores ganaderos han manifestado su preocupación por la prolongación del conflicto, al grado que ya hablan de la inminente bancarrota de algunos productores. En este caso, Sr.Francisco Argeñal, presidente de los ganaderos de Choluteca argumentó que “si las cosas siguen así, la ganadería de leche va a desaparecer; los que están industrializados y venden a empresas transnacionales tienen problemas porque no están vendiendo a El Salvador, y eso ha significado una baja en la compra de leche en Honduras. Eso genera pérdidas, y va a la destrucción de la ganadería”.

El representante de los ganaderos aseguró que la bancarrota es inminente en los productores de leche de no concretarse un arreglo.

Ante estos hechos, se anuncian medidas de presión para que El Salvador abra nuevamente sus fronteras y el producto hondureño pueda comercializarse en el vecino país.