Publicidad

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
1009IAmexico1
La planta de Previtep se encuentra en Tepatitlán, en Los Altos de Jalisco.
3 de agosto de 2010

Previtep: Estrecha cercanía con el productor

La compañía se formó con unos 20 productores avícolas y forrajeros de la zona de Jalisco.

Jalisco, estado con gran tradición, imagen clásica de la mexicanidad por sus sombreros y trajes de charro, así como del tequila, es cuna también de una gran potencia agropecuaria del país. En general, cabe resaltar que el estado de Jalisco, y en particular la región conocida como Los Altos, es la principal zona productora de huevos de México y de Latinoamérica, y sin temor a equivocarse de las zonas más fuertes en avicultura de huevo en el mundo. Jalisco produce 50% de la producción de huevo del país, es decir, casi 53 millones de huevos diarios.

Y es aquí, en la ciudad de Tepatitlán, detonador de la competitividad global y dirección del mercado, a donde nos dirigimos para visitar a una de las empresas más emblemáticas: Previtep. Desde nuestra llegada nos atendió su director general, el Sr. Francisco Javier González, persona llena de contagioso dinamismo y fuente inagotable de información, para entrevistarlo y visitar sus instalaciones.

La calidad ante todo   

Conscientes de que la calidad es la carta de presentación del productos, uno de los servicios más interesantes que brindan es el de llevar su experiencia al campo, en particular nos referimos al laboratorio de calidad de huevo. Con este servicio, verifican caseta por caseta, en donde recolectan huevos y los analizan en cuanto a una serie de variables que más adelante se describen. Posteriormente retroalimentan al productor con información que le sirve para darse cuenta de que algo anda mal o para confirmar algunas sospechas de enfermedades en las gallina. Si algo está mal, se la dan sugerencias al avicultor para mejorar ya sea la pigmentación o la calidad del cascarón.

En los informes se brinda información de la granja, producción, tipo de alimento, consumo de alimento, peso del huevo, resistencia del cascarón por cm2 y con análisis de datos mínimos, máximos, promedios y desviaciones estándar. Además de eso, se desglosan en porcentaje de resistencia mala, regular, buena, muy buena o excelente, y de acuerdo al promedio se le da una calificación. En cuanto a la pigmentación, aspecto tan importante en el mercado mexicano, se analiza de manera visual y con un colorímetro Minolta. Se hace una clasificación de cuántos huevos de la muestra están en cada nivel, de tal forma que en los informes se entregan gráficos de los dos análisis: calidad de cascarón y pigmento. Al avicultor se le entrega un comparativo entre secciones, meses y secciones, meses y años, y entre granjas, lo que le da una estimación de su producción.

Un reconocimiento interesante es que cuentan con el premio otorgado por la Asociación Nacional de Industriales de Aceites y Mantecas Comestibles (ANIAME) a nivel nacional del laboratorio de calidad de pasta (harina) de soya.

Además, cuentan con el reconocimiento ISO 9000 desde 2001 en la fabricación de premezclas, cuya última certificación la recibieron en 2008. Como venden alimentos para mascotas a Sam’s Club (propiedad de Wal-Mart), ostentan también para los productos extruidos el ISO 22000, lo que garantiza que estos productos casi tengan el grado alimenticio para consumo humano.

El laboratorio de Previtep ocupa el 60% de su actividad para control interno, aunque da también servicio al público en análisis bromatológicos, toxicológicos, taninos, calcio y fósforo, aminoácidos (NIR), pigmentos, entre otros.

Entre sus proyectos para un futuro cercano es el del laboratorio móvil. Este laboratorio móvil de alta tecnología es una unidad de análisis para determinar aminoácidos, taninos, toxinas, entre otros, que en cuestión de minutos brinda el servicio con resultados precisos que sirven para la toma de decisiones en gallinas, cerdos o vacas. ¿Por qué la idea de un laboratorio móvil? Esencialmente, nos explica el Sr. González, “es para incrementar el nivel de servicio y tomar decisiones inmediatas y de tipo preventivo. De esta manera, se facilita y mejora la recolección de muestras y podemos llegar a hacer inspecciones físicas en la planta de alimentos, por ejemplo”.

La avicultura de huevo en el contexto nacional y global   

De acuerdo con datos de la Unión Nacional de Avicultores (UNA) de México, en 2008 habían aproximadamente unas 190 empresas avícolas chicas productoras de huevo, unas 30 medianas y de 4 a 5 grandes. Un año después estos números se movieron hacia arriba de manera positiva: unas 150 empresas chicas, 30 medianas y 9 grandes. Para poner esto en contexto, el Sr. González nos dice que se consideran empresas chicas las que tienen en producción menos de 800 mil gallinas, las medianas entre 800 mil y 1 millón y las grandes alrededor de 4 millones de aves de postura. “Es importante ver que las empresas medianas son las que más se han fortalecido, lo cual es muy bueno”, nos señala el Sr. González. Y ahí es a donde Previtep se dirige, a ayudar a consolidar a las empresas medianas, aunque hace énfasis de que están con todos.

De 23 a 30 empresas tienen el 80% de la producción, lo cual contrasta enormemente con la producción de pollo, que está concentrada en muchas menos empresas. La otra característica es que son empresas familiares todas, excepto Bachoco que cotiza en bolsa.

México se compara en producción de huevo con EUA, pero no con Brasil ni con ningún otro país latinoamericano. Aquí cabe mencionar que la gran ventaja de Brasil y Argentina es que tienen granos, cosa que México es completamente dependiente.

Al estar en el negocio pecuario, particularmente en la avicultura, y considerando el déficit de alimentos que aún hay, existe siempre el desafío de aumentar la competitividad para que el abasto nacional reduzca las importaciones. La zona de Los Altos de Jalisco es productiva, “pero se encuentra aún debajo de algunos estándares internacionales”, nos comenta. “La cuestión es que hay prácticas de manejo en producción, manejo de desechos y de selección de huevo, entre otras, que pueden afinarse más aún, lo que nos permitirá mejorar”. Hay grandes ventanas de oportunidades por explorar.

En cuanto al sector de la leche y la carne de cerdo, aún hay mucho por hacer. En el sector del huevo, existe el reto de promover su industrialización para el mercado de exportación. La industrialización del huevo es una respuesta a los cambios rápidos que se dan en las prácticas. Estos productos industrializados se requieren para el desarrollo de productos, o para los servicios de alimentos. Considera que el mercado nacional va a demandar cada vez más de estos productos, “por lo que hay que estar preparados o se nos vendrán encima las importaciones”, señala González.

En el mercado de la avicultura de huevo, va a ser necesario consolidar empresas que han crecido, que sean rentables mediante tecnología en instalaciones, genética y nutrición. De esta manera, estará la industria mexicana con un nivel de competitividad mundial. “Tenemos que estar metidos en el ámbito global” nos comenta el Sr. González. “Pueden presentarse tiempos difíciles, los precios a veces no nos ayudan, pero tenemos que buscar el equilibrio entre la oferta y la demanda, para poder ir al alza”.

En México, a pesar de que el consumo de huevo es el más alto del mundo (23 kg/persona aproximadamente), “necesitamos hacer publicidad constante”. Junto con la UNA, el gobierno del estado de Jalisco y los avicultores de Jalisco están ahora en una campaña, cuyo slogan es “Saludablemente Rico”, en la que se hace énfasis en que el huevo no sólo es para el desayuno, sino que es un alimento para todas las comidas. Junto con el título del mayor consumidor de huevos en el mundo, México figura también en los países con mayor obesidad, al grado de que es un problema de salud pública nacional. Es aquí donde el consumo de un producto altamente nutritivo como el huevo, puede coadyuvar en este problema, y así contribuir a una mejor alimentación para los mexicanos.

Al preguntarle al Sr. Francisco Javier González cuál es el mayor problema que enfrenta la industria del huevo en México, y por ende Previtep, nos señala que la problemática en la producción del huevo es diferente a lo largo de todo el país. Por ejemplo, “en nuestra zona el reto es la bioseguridad, por la gran densidad de granjas, integración y agrupación de empresas medianas para lograr escalas de costos y competir con las grandes empresas”. A nivel nacional “el reto sigue siendo sostener y aún incrementar el consumo, aumentar la capacidad de industrialización del huevo por arriba del ritmo de la demanda nacional de huevo procesado, para así poder acceder a los mercados internacionales”.

La industria del huevo ha ido cambiando a través de los años en todos los aspectos: genética, instalaciones, nutrición, manejo o comercialización. “La tecnología nos ha ayudado, pero también las condiciones se han vuelto mas estrictas en lo general”.

¿Cómo se vislumbra el futuro de la industria? “El futuro de la avicultura lo veo sustentado en la actitud de las nuevas generaciones de avicultores, ya que los factores externos son fuerzas de mercado y de la economía en general que se han presentado y superado a lo largo de generaciones, cada vez será más estrecha la tolerancia a improductividades y será mas importante atender nichos”, nos dice el Sr. González.

En lo referente a la inocuidad alimentaria, va a ser necesario implementar un sistema de rastreabilidad como el usado en Europa, que certifique sus procesos de poder rastrear el producto hasta sus orígenes.

Planes de expansión   

Entre sus planes a futuro están los de una nueva planta de preiniciadores de cerdos en Tepatitlán, así como la reconversión de la planta de pigmentos que ya tienen. Piensan además duplicar la capacidad de extrusión.

En cuanto a exportaciones, aún no se han enfocado a ello, pero consideran que en una gran área de oportunidad. Han tenido ya acercamientos en cuanto a alimentos para mascotas y premezclas.

Por otro lado, actualmente cuentan con una granja experimental con Hy-Line, pero tienen en proyecto hacer una propia.

Inocuidad y desarrollo sustentable   

Previtep está consciente de que forma parte integral de la cadena productiva del huevo. Esto implica que están involucrados en el riesgo sanitario de la misma y sus implicaciones con la salud pública. En este sentido, Previtep está desarrollando un equipo de expertos que entre otras cosas, promuevan la adopción de prácticas de control sanitario, en cuanto al manejo de la gallinaza, mortalidad y el control ecológico en general. Este proyecto es como un regalo para los productores, lo cual va a detonar la actividad sanitaria.

Previtep en sí misma, es una empresa limpia, que no contamina, no obstante es monitoreada constantemente mediante una lista de verificación.

Retos para el futuro   

Previtep ha hecho una gran labor regional, pero debe de enfocarse a una labor global. Ya hubo un intento con Provimi, pero hubo cambio de intereses por ambas partes, y no fructificó la experiencia. Existen ahora acercamientos para formar parte de una alianza global, que va más allá de solo ser representante de marcas.

Finalmente, comentamos que Previtep, nos demuestra cómo al apoyar al avicultor, da como resultado el fortalecimiento y crecimiento de una empresa con miras a un futuro prometedor, con planes para insertarse en este mundo global.

Comments powered by Disqus