La crisis en que se sumieron los porcicultores debido al AH1N1, que en un comienzo se conoció como “gripa porcina”, generó un decrecimiento del sector de 2% al cierre del año pasado. Pero la situación está superada, de las 789.735 cabezas sacrificadas en todo el 2009, para fines de julio el sacrificio estimativo es de 1.326.000 cabezas.

El consumo per cápita de carne porcina es de 4,5 kilos por año, en el Valle es de 6,6 kilos pero, Antioquia es el mayor consumidor con 14 kilos. Sin embargo, es bajo si se le compara con el resto del mundo donde el consumo es de 17 kilos per cápita, incluso supera al del pollo y la carne de res.

“En Colombia casi no se consume carne porcina por desconocimiento, tenemos 24 cortes que ofrecer para comidas sanas”, dijo el gerente de la Asociación Colombiana de Porcicultores, Carlos Alberto Maya, al inaugurar en Cali la Primera Feria de la Carne de Porcina, organizada para promover el consumo.

El representante de la Asociación Colombiana de Porcicultores explicó que este primer semestre del año fue complicado pero, el mercado ha comenzado a estabilizarse después de la crisis. Los precios de los insumos han bajado y el precio de venta ha subido. Por lo general, él acotó: “el segundo semestre siempre es mejor”.

Colombia aún no exporta porque la demanda interna no está cubierta. Al año se producen 170.000 toneladas de carne porcina y se importa 10% para embutidos. No obstante, los porcicultores han empezado a mirar hacia los países asiáticos.

En lo inmediato, los porcicultores ya se fijaron como meta tener el país libre de la peste porcina clásica en un par de años para empezar con los despachos. Valle y Antioquia ya están libres de esta enfermedad.

Desde hace un año también comenzaron a desarrollar procesos de certificación. En el país ya se cuenta con 32 granjas porcinas y seis puntos de venta certificadas. Para obtener ese sello de calidad se mira desde el piso de los establecimientos hasta el vestuario de los trabajadores y los porcinos no pueden engordarse con alimento de consumo humano.