Desde la Unión Nacional de Avicultores de México (UNAM) se ha denunciado la importación de carne de pollo congelada desde hace más de ocho meses procedente de Chile que es comercializada como alimento fresco en las localidades de este país.

Desde la UNAM solicitan que los centros comerciales estén obligados a etiquetar sus productos sobre la procedencia y la fecha en que han sido elaborados los productos. Para comprobar los posibles daños a la salud, los productores solicitaron a especialistas del Instituto Politécnico Nacional que investiguen al respecto y a la Secretaría de Economía que revise la norma 194, referente a la producción de cárnicos.

El presidente de los avicultores, Sr. Jaime Crivelli, afirma además que las importaciones están afectando a su actividad ya que la cifra de producción se ha visto reducida en 2%, frente al crecimiento de 4,2% promedio anual que se había registrando en el sector entre el año 2000 y el 2008. Frente a esto, las importaciones han crecido a un promedio de 16,6% durante ese periodo, fundamentalmente provenientes de Chile y de EUA.

De frente a 2010, los avicultores mexicanos esperan llegar a una producción cercana a los 2.792 millones de t de carne de aves y también prevén una reducción en el consumo de este tipo de carne por el posible incremento de los precios.