La producción mexicana de porcinos podría crecer más de 50% si los productores mexicanos recibieran apoyos y créditos, aseguró el vocal de la Confederación de Porcicultores Mexicanos, el Sr. Carlos Ramayo Navarrete, él explicó que desde hace muchos años atrás más de 50% de los porcinos y sus derivados que se consumen en el mercado mexicano son importados, principalmente de EUA.

“Hablamos de un mercado de más de 300 mil millones de pesos que permanece hasta hoy fuera del alcance de los porcicultores mexicanos, pues no tienen la capacidad ni apoyo para ampliar sus niveles de producción, como lo han tenido los productores de EUA”, el Sr. Ramayo dijo.

El Sr. Ramayo precisó que para nadie es un secreto que la banca mexicana no da créditos desde hace muchos años a los proyectos relacionados con el campo y que los programas oficiales para apoyar a los productores de carne porcina, pues son insuficientes.

Además, él señaló que por esa razón su organización lleva años realizando gestiones ante diversas instancias para revertir ese círculo vicioso que le impide al porcicultor mexicano aprovechar un mercado que se llevan productores extranjeros en su propio territorio.

“Es una gran incongruencia y hemos luchado mucho por acabar con ella y seguiremos adelante, ahora hemos recibido el compromiso de tener el apoyo de la Cámara de Diputados en este proceso”, el Sr. Ramayo apuntó.

Además, el Sr. Ramayo Navarrete indicó que por ahora las cosas están sólidas para el sector, la estabilidad que ha mostrado el dólar, y la incursión exitosa de carne porcina mexicana en países como Corea y Japón han dado respiro a muchas empresas productoras.

En el caso de Yucatán, la producción se ha mantenido estable en un millón 200 mil porcinos, pero insistió en que si las condiciones fueran otras se podrían producir más con un destino de consumo seguro.