Los 84 porcinos se encuentran aislados bajo control oficial y son sometidos a pruebas para descartar la presencia de enfermedades exóticas ausentes del país en el criadero Las Astas de Tucapel.

Se trata de porcinos de raza pura Yorkshire, Landrase y Duroc, los cuales llegaron a Chile vía aérea a mediados de agosto y trasladados en un camión cerrado.

El director regional del Servicio Agrícola y Ganadero, Sr. Eduardo Führer, dio a conocer que estos porcinos además fueron sometidos a una cuarentena de preembarque en el país de origen.

El profesional agregó que estos no constituyen peligro alguno para la población, ya que los exámenes arrojaron resultados negativos y el predio está cercado.

La muestra permite determinar la ausencia de agentes infecciosos como estomatitis vesicular, fiebre aftosa, peste porcina clásica y africana, entre otras.

Finalmente el personero del gobierno chileno destacó que la importación de estos porcinos tiene como finalidad mejorar la genética de esta especie, ya que dichas razas se caracterizan por tener un desarrollo más rápido y son más eficientes en la conversión de alimento en carne.