A fines de la semana pasada, Egipto anunció la trigésima sexta muerte relacionada con el virus H5N1, comúnmente conocido como gripe o influenza aviar.

La víctima de 33 años de edad, una mujer de Qalyubiya, fue hospitalizada en El Cairo después de experimentar fiebre alta y dificultad para respirar. El Ministerio de Salud sospecha que contrajo el virus a través del contacto con aves infectadas.

La Organización Mundial de la Salud manifestó que Egipto ocupa el tercer lugar a nivel mundial de casos documentados de H5N1. La mayoría de las ocurrencias registradas en Egipto se han producido como resultado del contacto cercano con aves domésticas infectadas. Aproximadamente cinco millones de familias egipcias dependen de las aves como una importante fuente de alimentos e ingresos.

Desde julio, más de 16.000 personas han sido infectadas con influenza aviar en todo el mundo, resultando en 265 personas muertas.