La cadena de restaurantes de comida rápida Burger King anunció que ha llegado a un acuerdo por 4.000 millones de dólares para ser adquirida por la firma privada de inversión 3G Capital Management, que tiene entre sus principales accionistas a los brasileños Jorge Paulo Lemann, Carlos Alberto Sicupira y Marcel Herrmann Telles.

La compañía 3G, con sede en Nueva York, tiene como objetivo revitalizar la segunda cadena de hamburguesas más grande del mundo, detrás de McDonald's para acelerar su expansión internacional. Informó que tiene planes de crecer en Asia y América Latina.

La compañía brasileña 3G Capital y la histórica compañía de comida rápida norteamericana Burger King (BK) lograron un acuerdo para la compra de la cadena, mediante el cual, el fondo de inversión abonará a los propietarios de la enseña 24 dólares por acción. Esta cifra supone un montante total de US$4.000 millones (€3.120 millones), en los que va incluida la deuda pendiente de pago de la empresa de restauración (575 millones).

Según informó la cadena de restaurantes de comida rápida, que espera que la transacción se pueda cerrar en el último trimestre del 2010, la oferta realizada por el fondo representa una prima del 46% sobre el valor de las acciones antes de que el rumor de compra afectara a su precio de mercado.

TPG Capital, Goldman Sachs Capital Partners y Bain Capital Investors, propietarios de 31% de la compañía, han aceptado también los términos de este acuerdo. 3G Capital ha obtenido el compromiso de adquisición del total de las acciones en circulación, así como la refinanciación de la deuda existente, y deberá realizar una oferta pública para todas las acciones antes del 17 de septiembre de 2010.

Del mismo modo, ha recibido el compromiso de JP Morgan y Barclays para proporcionar la financiación de la deuda necesaria para cerrar la transacción. “BK es una de las marcas más reconocidas y respetadas en el mundo y estamos muy agradecidos de que 3G Capital haya reconocido el valor que hemos creado con la revitalización de la marca en los últimos siete años”, subrayó John W. Chidsey, consejero delegado.