Científicos del Departamento de Agricultura de EUA(USDA) y sus colaboradores han secuenciado la mayoría del genoma de Meleagris gallopavo, el pavo domesticado, de este modo han creado el primer mapa genómico del pavo. El mapa casi completo podría ayudar a los productores avícolas a producir más eficazmente pavos más grandes, los cuales tienen más carne. Estos resultados fueron publicados, el 8 de Septiembre de 2010, en PLoS Biology, que es la revista en línea de la Biblioteca Pública de la Ciencia.

Los estadounidenses comen aproximadamente 17,6 libras de pavo por persona anualmente, y los productores estadounidenses producen aproximadamente 6 mil millones de libras de carne de pavo anualmente.

“La carne de pavo es la cuarta carne más popular en EUA”, dijo Edward B. Knipling, administrador del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) del USDA.

Esta investigación fue una asociación dirigida por Curtis Van Tassell y Julie A. Long con el ARS; Otto Folkerts y Rami Dalloul del Instituto de Bioinformática (VBI) de la Universidad Tecnológica de Virginia; y Steven L. Salzberg del Centro de Bioinformática y Biología Computacional de la Universidad de Maryland en College Park.

Van Tassell trabaja en el Laboratorio de la Genómica Funcional Bovina apoyado por el ARS en Beltsville, Maryland. Long trabaja en el Laboratorio de Biociencia Animal y Biotecnología, también apoyado por el ARS en Beltsville. ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del USDA. Esta investigación respalda la prioridad del USDA de asegurar la seguridad alimentaria internacional.

Los investigadores usaron tecnología de última generación de la secuenciación del ADN, la cual utilizó instrumentos de alto rendimiento en el laboratorio del ARS en Beltsville y del VBI en Blacksburg, Virginia. Esta nueva tecnología produce millones de secuencias de ADN simultáneamente.

Los instrumentos usados en VBI caracterizaron pedazos más largos del ADN del pavo, mientras los investigadores del ARS se enfocaron en la caracterización de muchos pedazos más cortos del ADN. Este enfoque proveyó más detalles por una secuencia más profunda de esos pedazos cortos, según Van Tassell. El genoma total del pavo fue compilado reuniendo los varios fragmentos de ADN. Para lograr esto, los científicos tuvieron que desarrollar nuevos programas de computación para entrelazar los fragmentos genéticos de varias longitudes.

Los científicos también usaron mapas genéticos, físicos y comparativos, los cuales fueron creados por investigadores de la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad de Minnesota, para emparejar las secuencias de ADN con cromosomas específicos del pavo. El proyecto finalmente incluyó 68 científicos de 28 instituciones nacionales e internacionales.

La Dra. Julie Long manifestó: “Este proyecto es un buen ejemplo de la rapidez de los cambios en el campo de la secuenciación genética. Completamos la secuenciación del genoma del pavo en menos de un año, a una fracción del costo de secuenciar los genomas del pollo y el ganado bovino. El sector productivo del pavo y los consumidores se beneficiarán de este trabajo”.