Esta semana prevaleció el informe mensual del Departamento de Agricultura de EUA (USDA) sobre la oferta y la demanda de los cereales. Este documento confirmó los temores de los operadores respecto a las cosechas de maíz en EUA.

“Bajaron las estimaciones de stocks de fin de las cosechas, en primer lugar, porque la demanda aumenta: las exportaciones progresaron”, explicó Jason Roose, de US Commodities. Otro factor negativo para la oferta: “Las ganancias de las cosechas fueron revisadas a la baja a causa del calor que castigó a éstas a mediados del verano”.

Como consecuencia, el USDA revisó la fuerte baja de su proyección sobre la producción estadounidense, a 334 millones de toneladas, pero también a nivel mundial (826 millones de toneladas).
Las previsiones de exportaciones aumentaron a causa de la fuerte demanda de los cereales estadounidenses. Durante el verano, la sequía devastó a las cosechas rusas y ucranianas.

Respecto al trigo, el ministerio también revisó a la baja su previsión de producción mundial, a 643 millones de toneladas, a causa de la canícula en Rusia y de las importantes precipitaciones en el norte de Europa. Revisó en alza su proyección de exportaciones estadounidenses.

Pero “la sorpresa proviene de parte de los stocks de fin de cosecha a nivel mundial que fueron revisados al alza”, destacó Jason Roose. “Es una sorpresa a causa de las dificultades encontradas por las cosechas en Rusia y Ucrania estos últimos meses. Pero en el resto del mundo, Estados Unidos, Canadá y Australia aumentaron su producción”.

El contrato de maíz para entregar en diciembre terminó el viernes a US$4,7825 el bushel (35 lts) contra US$4,6450 de hace una semana atrás, registrando una progresión de 2,9% en la semana, luego de alcanzar US$4,7950, su precio más alto desde octubre de 2008.

El contrato de trigo para entregar en diciembre retrocedió a US$7,3675 el bushel, contra US$7,4125 siete días antes, es decir una baja de 0,6%.

El contrato de granos de soja a entregar en noviembre se estabilizó, y se estableció a US$10,31 el bushel contra US$10,35 el viernes pasado, presentando una pérdida de 0,4% en última semana.