Integrantes de la Estación Experimental Agropecuaria Pergamino de Argentina, del INTA, han trabajado intensamente en los últimos años en un proyecto destinado a obtener huevo y carne de pollo con mayores contenidos de ácidos grasos omega.

Este es un importante proyecto, suponiendo que ese tipo de ácidos grasos son benéficos, por ejemplo, para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares e inhibir el desarrollo de tumores mamarios o de próstata. Además, su consumo es muy recomendado a mujeres embarazadas.

“El pollo tiene una buena imagen, el huevo de gallina también, pero si le podemos otorgar un mayor valor agregado, mejor aún”, expresó el médico veterinario Bernardo Iglesias, del área Avicultura del INTA Pergamino, al referirse a los objetivos de esta experiencia.

El Sr. Iglesias explicó que el mecanismo para conseguir pollos y huevos con mayores niveles de omega 3 es “bastante sencillo” y se basa en un cambio en la dieta de las aves, para que consuman mayor cantidad de ácidos de ese tipo. Esto se consigue a través de dietas vegetales basadas en aceite o semilla de lino, aunque las semillas pueden generar algunos inconvenientes; o aceite, semillas y expeller de chía. Otra alternativa es incorporar a la dieta fuentes de origen animal, como aceite o harina de pescado.

Asimismo, el Sr. Iglesias señaló que el proyecto ya se encuentra en su etapa final. “Siempre hay cosas nuevas para ir buscando, pero hemos logrado identificar varias fuentes de ácidos grasos omega 3 de origen vegetal y ya hemos logrado producir la carne y el huevo enriquecidos”, afirmó.