El sector avícola de producción de pollos de engorde en países tropicales se enfrenta a un importante desafío durante los periodos cálidos del año, un problema que el productor no puede evitar: estrés por calor. Lotes de pollos de engorde sometidos a temperaturas por sobre la zona de confort, tienen un rendimiento inferior y mayores tasas de mortalidad.

Esto se debe a que disminuye la ingestión de alimento y parte de la energía que se debe utilizar para la formación de la carne se desperdicia en disipar el excesivo calor corporal, originándose en las aves un retraso en el crecimiento y por ende pérdidas económicas al productor.

De acuerdo a la Gerente Técnico de pollos de engorde de Phibro, María de Almeida Melo, el estrés por calor ocurre con más frecuencia cuando las temperaturas ambientales están por sobre la zona de confort de las aves asociada con una humedad relativa alta, lo que hace difícil eliminar el calor acumulado por el organismo. Indica que: "Las aves responden a esta condición de estrés con mecanismos fisiológicos para eliminar el exceso de calor, y, en consecuencia, se producen pérdidas significativas en la productividad."

Advertisement

Para María de Almeida, los procesos actuales de mejora genética de pollos de engorde y que logran un mayor beneficio de la productividad, dan como resultado aves que tienen un metabolismo más intenso, que genera más calor en determinadas condiciones, dando lugar a pérdidas de productividad. "A pesar de que nuestras instalaciones están produciendo en la actualidad un buen nivel y proporcionan un manejo adecuado para pollos de engorde, difícilmente se puede dejar de tener problemas con los efectos negativos del estrés causado por el calor", explica.

Para minimizar este estrés por calor se han realizado estudios por el Dr. Robert Teeter de la Universidad de Oklahoma, en los cuales se utilizó el aditivo virginiamicina en la alimentación de pollos de engorde sometidos a condiciones climáticas altamente estresantes. Los resultados muestran beneficios estimulantes en la producción, además presentan una significativa disminución en los efectos negativos del estrés por calor.