De acuerdo a los resultados de un estudio realizado, por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) del Departamento de Agricultura de EUA (USDA), se demuestra que se ha desarrollado un nuevo compuesto para lavar pollos cuando estos son destripados, siendo más eficaz para eliminar los patógenos causantes de infecciones alimentarias. Debido a que a piel de los pollos es una de las principales fuentes bacterianas en estas aves, es la parte más contaminada y con un número elevado de patógenos. Sin embargo, en los últimos años se ha logrado descartar gran parte de esta flora patógena durante el procesado.

En primer lugar se debe evaluar la superficie de las canales para determinar la calidad microbiológica de los pollos, ya que aquí residen los principales grupos de patógenos. Al realizar este análisis, también es posible comprobar el grado de higiene que se ha practicado en las diferentes etapas del procesado. Los principales patógenos que se localizan en los pollos son las pseudonomas, responsables de la alteración superficial de la carne. Las enterobacterias, como salmonela, E. coli, también están presentes en la carne, procedentes en gran medida de la contaminación fecal. Los mohos y levaduras pueden llegar a la carne mediante los equipos utilizados o el aire acondicionado, ya que son patógenos que están en el medio ambiente, y causan alteraciones organolépticas, como olores anormales o gustos desagradables.

Advertisement

La solución para eliminar estos patógenos está en crear innovadores productos sanitarios sin añadir cloro. Este compuesto se ha elaborado a base de ácido láurico con hidróxido de potasio para limpiar los pollos sacrificados antes del enfriamiento. Actualmente, en el mercado existen otros productos libres de cloro, pero los investigadores del ARS procuran crear productos alternativos más eficaces contra estos patógenos.