En los últimos años, el sector productor de huevos en Argentina ha crecido sostenidamente, producto de la creciente demanda tanto en el mercado interno como de exportación, lo que llevó a las empresas a realizar fuertes inversiones destinadas a modernizar y ampliar sus instalaciones.

El sector de postura argentino desde hace 5 años lanzó un plan estratégico a 10 años que preveía un crecimiento sostenido, el cual se encuentra ampliamente cumplido. Este rendimiento se debe principalmente al consumo interno que superó con creces en los últimos 5 años las previsiones realizadas en el plan, lo que compensó la menor tasa de crecimiento de las exportaciones que se habían previsto, debido a la crisis financiera mundial, según lo señaló el Ing. Jorge Nazar, presidente de la Cámara Argentina de Productores Integrados Avícolas (CAPIA).

Un antecedente fundamental en este desarrollo es que Argentina se encuentra libre de dos enfermedades que ponen en peligro a la avicultura en el mundo: Influenza Aviar y NewCastle (con vacunación), lo que le otorga un estatus de privilegio en el orden internacional que motiva a los importadores de huevos y ovoproductos a prestar atención a los productos de origen argentino.

“Gracias a estas inversiones, el mercado interno se encuentra plenamente abastecido en cantidad y calidad. El huevo consumido en todas sus formas continúa incrementando su participación en las preferencias del consumidor y por ello, año a año aumenta la cantidad de huevos consumidos (entre 2 y 3 huevos más cada año). Por su parte el mercado de exportación, con gran esfuerzo es sostenido por las empresas nacionales a los efectos de mantener su cartera de clientes, a pesar que los precios internacionales en baja y los costos internos crecientes en dólares, no permiten ser competitivos”, destacó el presidente de CAPIA.

Advertisement



El sector apuesta fuertemente a seguir creciendo. “Por eso, encara junto con el Senasa de Argentina acciones conjuntas para acompañar este proceso de mejora y mantenimiento del privilegiado nivel sanitario que tiene este país. Además, junto al Ministerio de Agricultura se participa en la elaboración del Plan Estratégico con miras a mantener políticas activas que fomenten la producción de maíz y soja, principales insumos agrícolas de la avicultura, ya que el sector productor de huevos consume alrededor de 1.8 millones de toneladas anuales de granos”, manifestó Nazar.

Los ovoproductos participan cada vez más como destino de la producción y son los principales productos de exportación. Y, como prueba de proyección futura, están las dos nuevas plantas que se inauguraron durante este año y la ampliación de las existentes, que incrementaron cerca de 40% la capacidad instalada.

“El agregar valor es el factor primordial de esta industria, ya que al grano consumido se le incrementa entre 4 y 5 veces su valor original, lo que se traduce en más puestos de trabajo. Durante los próximos años se prevé continuar con un crecimiento acumulativo anual de la producción de 3%, de los cuales el 66% (2%) estará destinado a mantener abastecido la creciente demanda esperada en el mercado interno argentino y el otro 1% para proveer el mercado externo que se espera crezca a una tasa del 20% anual”, finalizó el titular de CAPIA.