La avicultura estadounidense debe aceptar el desafío competitivo, según el Consejo Nacional del Pollo de EUA (NCC), del sector avícola brasileño. La industria de EUA, según el NCC, debe aprender a competir con esta ventaja de Brasil y debe trabajar políticamente para evitar una carga creciente de regulaciones y leyes que ponen en peligro su competitividad.

Donnie Smith, CEO de Tyson Foods, afirma que EUA tiene un enorme potencial de mercado, y además de ser considerado como la mayor economía del mundo, atrayendo el interés de otros países, como Brasil. "Es un gran lugar para hacer negocios, y no necesitamos perder nuestra competitividad como industria", dijo él.

Además, Smith expresó su preocupación con la competitividad de EUA, principalmente sobre el proteccionismo excesivo. Para él, esto termina "reduciendo los costos para la industria de EUA sin la traspasar esta reducción al consumidor". Para él, esto reduce la competitividad estadounidense a nivel mundial.

Los avicultores de EUA tienen la ventaja de jugar en casa para liderar el mercado mundial de aves, sin embargo, los brasileños gozan de ventajas del costo de producción que difícilmente EUA puede vencer. "Brasil será un jugador global. Pueden producir cinco cosechas de cereales diferentes en dos años, mientras que los agricultores estadounidenses pueden producir un máximo de tres. La mayoría de las veces dos", dijo Mike Roberts, presidente de la compañía de alimentos Perdue Farms. "Brasil continuará siendo un jugador mundial, y debemos aprender a competir con ellos", afirmó él.

Don Jackson, director ejecutivo de Pilgrim's Pride, manifestó que la realidad es que Brasil está en una posición única en relación con la oferta mundial de carne, tanto en el pollo como en vacuno. "Las empresas brasileñas son las más interesadas en hacer contratos de producción y venta de pollos fuera de Brasil", dijo él.

Advertisement

Jackson, cuya empresa fue adquirida en 2009 por JBS SA de Brasil, dijo que las compañías brasileñas muestran un enfoque en los costos y eficiencia que las empresas de EUA pueden aprender.

"Durante los últimos años, la manera como Brasil enfrenta este negocio ha tenido mucho éxito y tiene un nivel de eficiencia que, en algunos aspectos, fue ignorado por la industria de EUA", explica Jackson. "Tenemos éxito en algunos aspectos. Pero creo que el enfoque de Brasil con el negocio de la carne nos va permitir volver a reevaluar cómo enfrentar este negocio”, agregó él.