Brasil y México decidieron finalmente comenzar a negociar un acuerdo de "integración económica", que debe romper las barreras comerciales y prestación de servicios, establecer normas de protección para la inversión y la propiedad intelectual, y crear preferencias para las empresas de ambos países en las compras gubernamentales. Los equipos negociadores se reunirán a principios de 2011 para comenzar las discusiones sobre el formato final del acuerdo.

“Las relaciones más estrechas entre México y Brasil deberían tener un impacto importante en la integración de la región de América Latina", comentó el director del Departamento de ALADI e Integración Regional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, Paul França. Las negociaciones seguirán los términos de referencia acordados entre los técnicos de los dos gobiernos en mayo, que prevén, por ejemplo, que el debate sobre el comercio y servicio debe permitir el acceso real a los mercados, atendiendo de forma rápida y eficaz los problemas específicos y las barreras no arancelarias.

Advertisement



México es el único país con el cual Brasil puede negociar aisladamente un tratado de libre comercio, sin necesidad de la participación de los socios del Mercosur, gracias a un acuerdo marco firmado entre México y los países del bloque. Cuando se firme el acuerdo se incluirá una lista de zonas vulnerables, que serán tratadas de forma diferente, sin liberación, por lo menos en el mediano plazo. También se estableció que todos los puntos del acuerdo sólo entrarán en vigencia simultáneamente, cuando todos los temas hayan sido discutidos y acordados.

La declaración conjunta de Brasil y México, afirma que el acuerdo tendrá "cobertura integral", lo cual significa que a pesar de la excepción para los productos sensibles, durante las negociaciones se abordarán todos los sectores industriales y agrícolas de ambos países.