El asesor representante de la Asociación Departamental de Avicultores de Bolivia (ADA), Fernando Quiroga, quien participó en la mesa de negociación, informó que el próximo lunes, 15 de noviembre, será presentado a las partes el borrador del convenio para que posiblemente ese mismo día sea aprobado.

La organización ADA promovió el encuentro entre los avicultores, la asociación de Productores de Maíz y Sorgo (Promasor), la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), la estatal Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) y el Ministerio de Desarrollo Rural con el objetivo de garantizar para 2011 el abastecimiento de maíz para la industria avícola, que este año afronta una grave crisis por la falta del principal insumo de alimento para las aves, lo que provocó un alza en los precios de la carne de pollo.

Con respecto a las materias acordadas, el primer punto del acuerdo establece que la siembra será entre 130 mil y 150 mil hectáreas de maíz; el segundo establece la creación de un mecanismo o fórmula que permita establecer precios reales para el grano, cuyo valor se disparó este año; y el tercero es la eliminación de la prohibición de exportación del alimento a Perú.

El Sr. Quiroga indicó que el cuarto punto establece es que Emapa se compromete a entregar semilla, fertilizantes y la provisión de diesel para la siembra; el quinto tiene que ver con garantías de parte del Gobierno en cuanto a la tenencia de la tierra y seguridad jurídica; y, finalmente, el sexto punto autorizaría a los agricultores a utilizar biotecnología para mejorar la producción de maíz.

Advertisement

Es más, el asesor general de ADA adelantó que en caso de convenir y garantizar la siembra de 150 mil hectáreas en la campaña de verano, un buen porcentaje de la cosecha a obtenerse sería entregada a Emapa para su comercialización directa y a un

Por su parte, el presidente de la asociación de Productores de Maíz y Sorgo (Promasor), Vicente Gutiérrez, dijo que los productores se comprometen a sembrar 150 mil hectáreas de maíz amarillo en la campaña de verano para una producción total de 800 mil toneladas, pero a cambio esperan que el Gobierno levante la restricción a la exportación. Él agregó: “Lo cual será un mecanismo psicológico que permita al productor motivarlo para que produzca mayor cantidad”.

En lo referente a cifras, hasta 2008 los productores de maíz producían 1 millón de toneladas, cifra que luego cayó, principalmente por el veto a las exportaciones. “En 2011 se intentará volver a esos volúmenes”, señaló él.