Un comunicado del Departamento de Asuntos Rurales del Reino Unido (DEFRA) a la Comisión Europea requiere, que desde el 1 de enero de 2012, fecha en la cual entrará en vigor la legislación sobre bienestar animal de ponedoras, se prohíba el comercio intracomunitario de huevos procedentes de jaulas convencionales.

La industria avícola del Reino Unido prevé que, en su mayoría, podrán cumplir con las nuevas exigencias de la directiva europea, mediante la cual se tendrían que terminar con las jaulas en baterías convencionales y solo podrían existir jaulas enriquecidas. Sin embargo, los británicos, tanto administrativos como avicultores, tienen incertidumbre sobre el grado de acatamiento de esta norma en el continente y perciben que llegarán a su mercado huevos de jaulas convencionales procedentes de otros estados miembros y además, a un menor costo.

Advertisement

Debido a que los huevos se comercializan marcados en su cáscara con un código para diferenciar los métodos de producción. La interprofesional británica del huevo, British Egg Industry Council (BEIC) ha pedido la creación de un código 4 para las jaulas enriquecidas, ya que en el código 3 existente están considerados los huevos de jaulas convencionales y enriquecidas, por lo que el consumidor no podría distinguir la diferencia entre los huevos.