La Comisión Europea (CE) presentó un conjunto de propuestas para mejorar las normas y la protección de alimentos con distintivos de calidad, entre los que destacan las denominaciones de origen (DO) o Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP). El ejecutivo comunitario propuso ciertos cambios para tratar de facilitar la aplicación de los sistemas de certificación.

Asimismo, la CE aspira establecer un nuevo marco para la creación de expresiones voluntarias, con el fin de proporcionar a los consumidores información que exigen cada vez más, con términos como "campero" o "primera presión en frío" (para el aceite).

Publicidad

El proyecto presentado tiene como objetivo agrupar en una sola política y cubrir todos los aspectos de las regulaciones de certificación de alimentos, que ahora están disgregadas en muchas normativas. Principalmente, afecta a los productos de calidad con Denominación, (IGP), o Especialidades Tradicionales Garantizadas (ETG).

En la Unión Europea existen numerosos alimentos con esta clase de atributos que están incluidos en un registro europeo, lo cual significa que cuentan con protección comunitaria.