La avicultura argentina concluye otro año positivo, impulsado por la demanda del mercado interno, por el alza del precio de la carne de vacuno. A esta tendencia se agrega la exportación, debido a los mejores ingresos per cápita en los países en desarrollo, que empiezan a consumir más carne.

Este año 2010, la oferta de carne de ave en Argentina se incrementó 8.5%, según un comunicado del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas, y alcanzó las 1.7 millones de toneladas, de las cuales 300,000 fueron exportadas.

Para el mercado interno, 5.8% más de demanda, y el consumo promedió alcanzó los 36 kilos por habitante al año. El factor determinante fue la carne de vacuno que, según el último informe de la Cámara de la Industria Ciccra, aumentó 80% el precio hasta octubre. Los últimos meses del año presentan una estacionalidad que permite prever alzas aún mayores, proporcionalmente.

Publicidad

El Sr. Roberto Domenech, titular de CEPA, señaló: “El alza del precio de la carne tuvo mucho que ver con el crecimiento de la producción”. Aún así, destacó, el mejor desempeño del sector avícola no alcanzó a cubrir los faltantes de carnes. Domenech, vicepresidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios, indicó que la respuesta de la población al alza del precio de la carne de vacuno fue la diversificación de la dieta. También aumentó, por esta causa, el consumo del segmento de pastas.

El sector avícola argentino apuesta a seguir creciendo, al menos hasta 2017, según el plan de CEPA. En siete años, prevén que se producirán 2.5 millones de toneladas de pollo para un consumo de 44 kilos por habitante. Este cálculo lleva implícito un crecimiento de 6% anual. Para esa meta, proyectan una inversión de US$500 millones en el período, de los cuales ya tienen aprobados US$308 millones en créditos de la línea Bicentenario que otorga el Banco Nación de Argentina.