La recuperación económica beneficio al mercado cárnico de Chile en 2010. Este año, cada chileno consumió en promedio, 71.8 kilos de carne, traduciéndose en 3.5 kilos (5%) más que en 2009, período en que se esa cifra fue de 68.3 kilos de acuerdo con datos de APA Asprocer.

En este contexto, el alza fue liderada por el pollo, alimento preferido en la canasta de productos cárnicos, que presentó un avance de 2.1 kilos per cápita, en relación con 2009. Le siguieron la carne de vacuno, con un incremento de 0.9 kilo, y la de cerdo, con 0.6 kilo.

"Hoy hay un ingreso mayor, que la gente está destinando al consumo de alimentos. Estamos recuperando los niveles que estábamos teniendo en 2007 y 2008 en el total de carnes en Chile", explica el presidente de APA Asprocer, Juan Miguel Ovalle, respecto de estos niveles de consumo.

En el caso específico de los productos avícolas, Ovalle agrega que desde hace un tiempo los buenos precios y un incremento en la calidad han inclinado la balanza hacia el pollo y el pavo, por sobre el vacuno.

Publicidad

Si se considera la variación de precios de las distintas carnes este año, el bovino acumula un alza de 23% en su valor entre enero y noviembre, porcentaje que contrasta con el pollo, que ha experimentado una caída de 0.9% en el mismo período del presente ejercicio.

"Los consumidores ven en este producto una buena relación entre precio y calidad. Además reconocen que esta carne tiene un alto valor nutritivo, como son las proteínas", señala el subgerente de negocios de aves de Agrosuper, Álvaro Sepúlveda.

El consumo de carnes de ave no sólo ha crecido en 2010. En 20 años, los chilenos han triplicado la presencia de los productos avícolas en su mix de alimentos cárnicos. Mientras en 2009 en el país se comían 9.3 kilos por habitante de esta carne al año, ahora se consumen 30.8 kilos. Esto contrasta con la variación casi nula del vacuno, que sólo subió 2.2 kilos en dos décadas.