La agencia de alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, indicó en el día de ayer que los precios del maíz, el trigo y otros granos podrían aumentar mucho más y que las actuales condiciones climáticas son una preocupación. Esta intranquilidad está basada a que el índice de los precios llegó a un récord en diciembre.

En el día de ayer, los precios del maíz, soja y trigo se recuperaron en Chicago ante los desfavorables alcances que tiene para los cultivos el fenómeno climático de la Niña, causando sequía en Argentina e inundaciones en Australia.

En este contexto, en el Chicago Board of Trade, el contrato de maíz con igual vencimiento aumentó 10.75 centavos a 6.9175 dólares. El bushel de soja para la misma entrega ganó 24 centavos a 13.9359 dólares. Mientras que el bushel (35 lts) de trigo para entrega en marzo subió 19 centavos a 8.0825 dólares.

Publicidad

De acuerdo al índice de la FAO, que mide los cambios de precios mensuales de la canasta de alimentos compuesta por cereales, oleaginosas, lácteos, carne y azúcar, promedió 215 puntos el mes pasado, con respecto a los 206 puntos de noviembre. Este nivel fue impulsado por los precios del azúcar, los cereales y oleaginosas, siendo el más alto desde que comenzaron los registros en 1990 y superó el máximo de 213.5 de junio del 2008, durante la crisis alimentaria que provocó alteraciones en algunos países.

El economista de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Abdolreza Abbassian, dijo ayer en entrevista a una agencia noticiosa que la FAO está preocupada por la incapacidad de predecir las actuales condiciones climáticas. "Aún hay espacio para que los precios suban mucho más, si, por ejemplo, el clima seco en Argentina se convierte en una sequía y si empezamos a ver problemas por las heladas en el Hemisferio Norte con la cosecha de trigo", agregó él.