Esta contingencia se presenta debido a que el maíz y la soya son materias primas fundamentales en la elaboración del alimento concentrado para los animales, y Costa Rica importa la totalidad que consume. De acuerdo con un registro del Servicio de Información e Inteligencia de Mercados del Consejo Nacional de Producción. En enero del año pasado, una tonelada de maíz se cotizaba en el mercado mundial a US$135.75 promedio.

Sin embargo, el precio disminuyó hasta US$121.52 en febrero pasado, pero nuevamente en octubre de 2010, el precio promedio ya estaba en US$172.13, mientras la cotización diaria presentaba fuertes oscilaciones. Por otra parte el comportamiento de la soya, en enero del 2010 una tonelada tenía un valor promedio US$363.85, bajando hasta US$334.15 en febrero, para luego en octubre elevarse a US$388.80 promedio.

Publicidad

El impacto se produce, ya que si calcula que aproximadamente 50% del costo final de la producción de huevos es consecuencia del rubro de la alimentación con concentrados, por lo cual afectaría el precio del producto. Asimismo, los precios para la carne de pollo y porcina tenderían al alza, ya que se estima que entre el 80% y 85% del costo final proviene del alimento concentrado. Algunos productores expresaron que en la segunda parte del 2010 lograron enfrentar la fluctuación de los precios internacionales de las materias primas, especialmente porque al considerar la cotización diaria se presentaron algunos momentos bajos.

Sin embargo, ellos agregaron que de seguir la tendencia, habrá un impacto directo en los costos de producción de las granjas en Costa Rica. Sobre todo porque el 31 de diciembre pasado, los precios del maíz y la soya alcanzaron sus niveles más altos desde agosto de 2008, ante los temores de los operadores sobre la persistente sequía que afecta a Argentina, un importante exportador para Costa Rica.