El Banco Mundial proyecta que las economías de Latinoamérica seguirán incrementándose durante este año 2011. Sin embargo a un menor ritmo que el año pasado debido a las expectativas de desaceleración en las economías más desarrolladas y en China.

De acuerdo al informe del Banco Mundial sobre las perspectivas económicas globales, se estima que la producción de la región en su conjunto crecerá en aproximadamente 4% durante este año, luego de expandirse a una tasa proyectada de 5.7% en 2010.

Con respecto a una de las principales economía de la región, Brasil, el informe del Banco Mundial estima que el producto interno bruto se extenderá en 4.4% en 2011, luego de crecer a una tasa estimada de 7.6% en 2010. Además, la proyección del banco apunta a una creciente fuerza de trabajo, incremento de los salarios reales y expansión del crédito deberían afirmar la producción.

Una volatilidad en los mercados globales de capital presenta ciertas dificultades para los encargados de las políticas que enfrentan presiones inflacionarias al mismo momento que los ingresos de capital en busca de mayores rendimientos hacen que se valorice más la moneda local, el real, lo que amenaza la competitividad de las exportaciones.

Según el Banco Mundial, México es uno de los países más afectados por la recesión en EUA debido a sus estrechos vínculos de comercio exterior e inversiones, aún no se ha recuperado totalmente, y probablemente registrará un crecimiento menor al 3.6%, frente al crecimiento estimado de 5.2% en 2010.

Por otra parte, el banco proyecta desaceleraciones económicas para Argentina y Perú, con crecimientos estimados del 4.7% y 5.5%, respectivamente para 2011, mientras que para Chile y Colombia se esperaría que su Producto Interno Bruto se aceleraría moderadamente a 5.8% y 4.4%, respectivamente.

En el informe se estima que la economía venezolana registre un modesto crecimiento de 0.9% este año y puntualiza un panorama de crecimiento para este país reducido, al considerar el repunte de los precios de bienes básicos y la actividad regional. Además, el banco central venezolano informó que este país registró una contracción de 1.9% en 2010.

Se advierte que los riesgos para la región incluyen los mayores ingresos de capital y su impacto en la tasa cambiaria, la competitividad de las exportaciones y los precios de los activos en el país. Una desaceleración más pronunciada que la estimada podría rápidamente revertir las ganancias de los ingresos derivados de las exportaciones de bienes básicos e ingreso doméstico.

Las consecuencias en la región por los problemas de la deuda sostenida por Europa podrían producir un impacto en las inversiones extranjeras directas si la situación en España y Portugal se deteriora, debido a sus estrechos lazos con América Latina.