De acuerdo al Departamento de Agricultura de Estados Unidos, USDA, proyectó que en el año 2018 cada estadounidense consumirá 48.5 kilos de carne de pollo, sobrepasando el actual consumo de carne roja de 48.3 kilos, y esta tendencia continuará hasta el año 2020.

En el informe “Proyecciones Agrícolas del USDA hacia el 2020”, el USDA prevé que el consumo per cápita combinado de carne roja y de ave sería de aproximadamente 92.27 kilos en 2012 y 2013, y 98.18 kilos en 2020. Estas cifras estarían por debajo del máximo consumo registrado entre los años 2004 y 2007, que fue de 100.45 kilos per cápita.

El reporte comunica que los cambios recientes en la producción de ganado, sumado con las ganancias proyectadas en las exportaciones de carne, resultarán en precios al consumidor más altos, disminuyendo el consumo per cápita.

Publicidad

Con respecto a la carne de ave, el reporte prevé que debido parcialmente a la tasa más altas de conversión y a un proceso de producción más corto, el sector avícola se ajusta más rápidamente que el sector de la carne roja a los costos más altos de los alimentos balanceados.

Para la carne porcina, según proyecciones del USDA, las ganancias en las exportaciones estadounidense de esta carne ajustado con un cambio moderado en la producción de porcinos, amortizará el consumo per cápita de porcino desde 2010 a 2013. Se espera que ocurra una recuperación gradual en el consumo per cápita de carne porcina en lo que resta del período de proyección conforme la producción vaya tomando fuerza.