Presidente del Banco Gubernamental de Fomento, Juan Carlos Batlle, reiteró esta semana que el gobierno de Puerto Rico tiene la mejor disposición para considerar cualquier propuesta razonable que ayude a encaminar una de las empresas avícolas del país sin que le cueste más dinero al pueblo puertorriqueño.

De acuerdo al Sr. Batlle: “Bajo esta Administración, el Gobierno de Puerto Rico le ha dado un apoyo extraordinario a la Empresa Picú-Canto Alegre, precisamente porque creemos en la industria nativa y en la necesidad de darles incentivos a los empresarios locales. Desde marzo 2009 hasta el presente el Gobierno les ha facilitado alrededor de US$19 millones entre préstamos e incentivos para que pudieran reabrir las operaciones que fueron cerradas en el 2008 y que pudieran operar. Dos años más tarde, los resultados no han sido los esperados”.

“Ha llegado el punto en que no sería responsable seguir dándole más dinero del pueblo a una empresa y una gerencia que no han sido capaces de tornarla en una empresa rentable. Una cosa es dar una cantidad razonable para ayudar a andar una empresa puertorriqueña y otra cosa es seguir subsidiando indefinidamente una empresa perdedora con dinero del pueblo”, afirmó el presidente del BGF.

Publicidad

“A pesar de la generosa ayuda que han recibido bajo esta administración, la empresa y su dueño, Fernando Echegaray, han sido incapaces de gestionar de manera rentable. La gerencia ha dicho que las condiciones del mercado, y específicamente el bajo costo del pollo importado, le han hecho imposible competir, pero lo cierto es que otra empresa avícola, To-Ricos en Coamo, ha logrado competir exitosamente bajo las mismas condiciones”, sostuvo él.

Batlle señaló que la Junta de Directores del Banco discutiría las dos propuestas para reestructurar las operaciones de Picú-Canto Alegre, pero advirtió que ninguna de las dos cumple con los requisitos para que el gobierno invierta más dinero para subsidiar la empresa.

“Las propuestas que están sobre la mesa no son razonables. Pero el Gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, quien desde el principio ha expresado su total apoyo a los avicultores y a los empleos que dependen de la industria avícola, ha hecho un llamado para que los empresarios interesados hagan alguna propuesta que podamos considerar. Dicha propuesta no puede conllevar el que pongamos más dinero del pueblo en una empresa a la cual le hemos dado casi US$20 millones y no han podido avanzar. Nuestro compromiso sigue firme en defensa de los empleos en el sector avícola”, concluyó Batlle.