Un estudio canadiense ha promovido el desarrollo de un software en línea que permite a los porcicultores identificar las áreas de su explotación en las que pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Esta herramienta, desarrollada por la Universidad de Arkansas y presentada en el Expo Porcina de Des Moines, Iowa, proporciona datos de la huella de carbono en toda la fase productiva, desde el nacimiento del lechón hasta el matadero.

El productor tiene que introducir datos en el programa como cuántos ventiladores tiene, cuál es la potencia de los ventiladores, cómo es calefaccionada la instalación, cuántos porcinos hay en los corrales, el tipo de explotación, etc. En tres minutos, el programa da información de donde se producen las emisiones y en qué cantidad.

Publicidad

Habitualmente, cuando se quiere reducir las emisiones de efectos invernadero, con carácter general, se piensa en la reducción del consumo de energía. En las explotaciones porcinas, las mayores emisiones proceden de los purines, por lo que para reducirlas habría que disminuir las emisiones de metano y de oxido nitroso. También, en la producción de los alimentos para el porcino se producen bastantes emisiones de metano y de CO2.

Si bien, el porcino no contribuye en exceso a la producción de emisiones, la interprofesión porcina canadiense recomienda que se traten de minimizar y para esto, lo mejor es saber lo qué se produce y dónde se producen, por lo que la herramienta desarrollada es un producto excelente.