De acuerdo con un estudio "Brasil - Proyecciones del Agronegocio - 2010/2011 a 2020/2021", de la Asesoría de Gestión Estratégica del Ministerio de Agricultura de Brasil, MAPA, la producción brasileña de carne de pollo - que en 2011 podría alcanzar los 12.8 millones de toneladas - es probable que comience la próxima década (2021) con un volumen cercano a 16 millones de toneladas.

En la evaluación de la AGE, en los próximos 10 años la producción de carne de pollo se tiende a expandir a un promedio de 2.6% anual, una tasa superior a la prescrita para la carne porcina, cuya expansión debe rondear en torno a 2% y 1.9% al año, respectivamente.

Sin duda, es estimulante saber que el mejor índice de expansión continúa siendo para la carne de pollo. Sin embargo, hay un detalle que no puede ser ignorado: el índice de expansión anual indicado por el MAPA es más moderado que aquello que se viene observando en la práctica.

Publicidad

Asimismo, por ejemplo, en los primeros cinco meses de 2011 la producción de carne de pollo registra un incremento de más de 7%, respecto al mismo periodo de 2010. Un índice que si se mantiene el resto del año, se traducirá en una producción de más de 13 millones de toneladas del producto - un volumen casi 100% superior al registrado hace 10 años y es equivalente a un crecimiento promedio anual por sobre el 7%.

Es necesario señalar que las proyecciones del MAPA sobre las tendencias en la producción de carne en Brasil no se diferencia mucho de las proyecciones realizadas por los organismos internacionales como la FAO y OCDE sobre las tendencia en la producción de carne en el mundo.