Servicio de Inocuidad e Inspección de los Alimentos, FSIS, del Departamento de Agricultura de EUA, ha revisado las normas sobre la prevalencia de Salmonella y Campylobacter en las carcasas de pollo y pavos. Por lo cual, las nuevas normas entraron en vigor el pasado 1 de julio, 2011.

Esta normativa consiste en que el número de muestras a tomar se mantiene pero cada una de éstas debe ser analizada para detectar la presencia de Salmonella y Campylobacter. Los establecimientos pasarán las pruebas si no se detectan más de cinco casos positivos en cada muestra de 51 canales, en el caso de la Salmonella. Para Campylobacter el máximo serán tres casos positivos por cada 56 muestras analizadas en el caso de los pavos. Si se superaran estos niveles, se tomarán más muestras y serán analizadas para detectar la presencia de ambas bacterias.

Publicidad

De acuerdo al secretario de Agricultura de EUA, Sr.Tom Vilsack, esta nueva normativa permitirá mejorar los estándares de seguridad alimentaria estadounidense, siendo especialmente positiva para los consumidores más vulnerables, como es el caso de niños, ancianos, etc.