El Instituto Colombiano Agropecuario certificó 21 granjas avícolas sucreñas como bioseguras. De esta manera, de las 55 granjas registradas en dicho instituto, ahora 31 de éstas poseen la certificación.

Los avicultores se mostraron satisfechos al recibir la certificación y esperan que de esta manera se amplíen los canales de comercialización.

El Sr. Braulio Cadrazco Blanquicet, director (e) del Instituto Colombiano Agropecuario en Sucre, manifestó que las 24 granjas restantes están en proceso de certificación.

Aquellas granjas que aún no se han certificado tienen un prorroga hasta el 30 de noviembre de este año 2011. Si no cumplen después de esa fecha serán objeto de un proceso sancionatorio que va desde una sanción pecuniaria hasta la suspensión del registro y la prohibición de encasetar aves en la granja.

La principal, ventaja de estar certificadas como bioseguras es que se disminuirán los riesgos sanitarios y que podrán comercializar un producto inocuo que cumple con estándares de calidad.

Publicidad

Además, el Sr. Cadrazco, puntualizó: "La certificación les permite a los avicultores ser más competitivos, debido a que se les abrirán más mercados, puesto que venderán productos que no pondrán en riesgo la salud del consumidor".

Para lograr esta certificación los avicultores debieron cumplir la Resolución 1183. En esta se consagran algunas medidas de bioseguridad como mantener dentro de la granja aves de una sola especie.

Contar con un cerco perimetral en buen estado que impida el libre tránsito de personas, vehículos y que minimice la entrada de animales a la granja. Disponer en forma permanente de un sistema que asegure la correcta desinfección de aquellos vehículos que ingresen a la granja y también mantener la granja libre de malezas, escombros, basuras o cualquier material de desecho.

Con respecto a alimentos, deben estar en áreas delimitadas, sobre estibas para las explotaciones que no utilizan tolvas o silos.

Las medidas de bioseguridad contribuyen a la prevención y el control de las enfermedades como influenza aviar, newcastle y salmonelosis, las cuales causan un impacto económico y sanitario en el comercio de aves y sus productos.