Dice el dicho: no hay mal que por bien no venga. Y tal ha sido el caso de Bachoco. Aunque la mayor empresa avícola mexicana fue duramente golpeada por los brotes de influenza aviar, principalmente en reproductoras, la empresa tomó esto como una oportunidad: produjeron huevo fértil del otro lado del Río Bravo. Y la empresa sigue creciendo.

Recientemente, Bachoco dio a conocer sus resultados del tercer trimestre de 2014, con un aumento en las ventas netas del 12.5 por ciento. Además, informó que sus ingresos netos dieron un brinco de los $353.5 millones de pesos (US$26 millones) registrados en el tercer trimestre de 2013 a los $1,124.2 millones de pesos (US$83 millones de dólares) en el mismo período de este año, es decir, un aumento de más del 300 por ciento. Vale la pena señalar que el tercer trimestre del año lo consideraban siempre como el más débil en términos de rentabilidad.

Aunque hay varios factores que responden al buen desempeño, como la tendencia a la baja de los precios de las principales materias primas, que permitió una reducción del costo de producción, que a su vez se reflejó en las utilidades, no cabe duda de que le está yendo bien a Bachoco, tanto en México, como en EUA.

Pero la cosa no para ahí. Aunque ya se sabe abiertamente que Bachoco tiene interés, como parte de sus estrategias, de participar en otras proteínas y en otras zonas geográficas, de manera extraoficial se oye que Bachoco anda de compras en Latinoamérica. Está en búsqueda de oportunidades. Y no dudaría que pronto nos llegue una noticia al respecto. ¿Será que Bachoco se va a convertir en la JBS del norte?