La situación de la industria avícola en la República Bolivariana de Venezuela parece llegar al límite. Reflejo quizás de políticas equivocadas o de no entender qué es lo que se necesita para poder producir alimentos para alimentar al pueblo, lo cierto es que una de las otrora potencias avícolas de Latinoamérica se viene abajo.

Las noticias provenientes de ese país suramericano hablan de la terrible escasez de ingredientes para alimentos balanceados. Si antes se producían granos, ahora ya no, pero además no hay manera de que los fabricantes de alimentos balanceados y los avicultores consigan los dólares necesarios para poder importar las materias primas que ya no se producen. ¿Qué pasa entonces? Pues que en el Estado Táchira cae la producción avícola un 40 por ciento y en elEstado Zulia un 35 por ciento, en sólo un año.

Otra cosa además muy grave, es el retroceso en la rentabilidad y la eficiencia. El presidente de la Asociación de Productores Avícolas de Táchira, Rafael Moreno, dijo en una entrevista que antes producían con un buen alimento pollos de 2.3 a 2.8 kg en 42 días. Hoy en día, en esos mismos 42 días producen un pollo de menos de la mitad del peso: de 1.1 a 1.2 kg. Exactamente en sentido opuesto al resto del mundo.

Mientras, las aviculturas de sus vecinos andinos: Colombia, Perú y Ecuador, crecen a ritmos por arriba del 2 o 3 por ciento al año, y aumenta el consumo de pollo, y Uruguay y Brasil se benefician de la situación, porqueexportan productos avícolas a Venezuela.