La visión de túnel es cuando uno ve solamente lo que se tiene enfrente. Esto también puede ser una condición médica o se puede dar cuando se maneja bajo el influjo del alcohol o drogas, lo cual, evidentemente, lleva a causar accidentes, pues no se ve el panorama completo.

El otro día hablé con un productor de huevos de producción alternativa. La llamo así para englobar a todo: orgánicos, libres de jaulas o de aves en libertad. Fue una conversación de lo más interesante que me dejó dos enseñanzas.

La primera es el desdén que ha recibido por parte de agrupaciones y productores tradicionales (el opuesto de la producción alternativa), al grado de que prácticamente no les interesa a los tradicionales lo que productores alternativos hacen.

La otra fue lo que esta persona llamó la falta de transparencia de la producción tradicional, disfrazada (lo digo con absoluto respeto a las razones) de bioseguridad y otros factores. Esta falta de transparencia, verbigracia, de no poder entrar a una granja para ver cómo es está abonando al terreno de las simpatías hacia la producción alternativa. ¿Nos conviene esto?

Y ahora regreso al concepto inicial de visión de túnel. ¿Será que no estamos viendo más que lo que tenemos enfrente? Quizás valdría la pena entrar en “sobriedad”, salir de la borrachera, y evitar “accidentes”, es decir, evitar que nos caiga encima el golpe cuando ya sea demasiado tarde.

A lo mejor si integramos a estos productores a la cadena, 1) aprendemos algo, 2) forzamos de forma auténtica la normalización de la producción alternativa que beneficie tanto a los tradicionales como a los alternativos (que buena falta hace) y 3) quizás hasta entremos en un nuevo negocio muy rentable a la par y de paso beneficiamos al consumidor, en todos los sentidos. ¿Ustedes qué piensan?