La firma Solla, con asiento en Medellín (noroccidente) y luego de 66 años de operación, es hoy uno de los grandes proveedores en Colombia de alimentos balanceados para el engorde de pollo, de ponedoras de huevo, de reses, de vacas lecheras y de peces. También produce concentrados para el sector equino y de mascotas. En entrevista concedida al diario antioqueño El Colombiano, Mauricio Campillo Orozco, presidente de la Organización Solla, señaló que “en los últimos cuatro años hemos invertido 100 millones de dólares en transformación de plantas de procesamiento, y otros 20 millones de dólares en modernización tecnológica”.

Precisamente, a mediados de mayo, el directivo inauguró una nueva planta de premezclas vitamínicas en Buga (departamento del Valle, occidente), luego de una inversión de cuatro millones de dólares, “para reemplazar la que se nos incendió el año pasado en Puerto Tejada (departamento del Cauca, suroccidente)”. Al ser consultado sobre las expectativas de crecimiento de la organización a su cargo, indicó que el año pasado “los ingresos subieron cerca del 15 por ciento, en forma consolidada. La utilidad creció 41 por ciento. En total, las ventas fueron de 1.4 billones de pesos. Este año somos optimistas y si no tenemos grandes problema climatológicos, creceremos de 9 a 10 por ciento”.

Publicidad

Campillo agregó que la meta institucional en 2017 es consolidar ventas anuales por 1,500 millones de dólares, para lo cual esperan destinar en proyectos de innovación y emprendimiento unos 304 millones de dólares; “estamos mirando inversionistas y posibles aliados en esos proyectos”. En ese mismo año, Solla espera producir alimentos para animales fuera de Colombia; “mientras tanto, hemos aumentado nuestra presencia en el exterior vía exportaciones y nuestros volúmenes, especialmente para mascotas, vienen creciendo y estamos llegando a Centroamérica”.