El Centro de Empresas Procesadoras Avícolas de Argentina (CEPA) anunció formalmente su adhesión a la iniciativa "Menos sal, más vida", liderada por los Ministerios de Salud y de Agricultura, Ganadería y Pesca. La campaña oficial apunta al cumplimiento de la Ley 4700 de 2012, la cual conmina a estas carteras a trabajar por la reducción del consumo de sodio dentro de la población gaucha.

Según reza en la página oficial del Ministerio de Salud de Argentina, el programa ‘Menos sal, más vida’ busca “reducir la importante carga sanitaria que representan las enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y renales. Constituye una de las principales acciones de promoción de la salud y forma parte de un plan integral de prevención y control de enfermedades crónicas no transmisibles”.

Advertisement

Precisamente, dentro de los componentes de esta iniciativa se encuentra “la reducción progresiva del contenido de sodio en los alimentos procesados, mediante acuerdos con la industria de alimentos”. El ente oficial tiene registrados 32 convenios de esta índole con asociaciones y empresas, siendo el de CEPA el más reciente de ellos. De acuerdo con previsiones contempladas en la Ley 4700, para los productos empanados de pollo el contenido de sal debe bajar a 736 mg por cada 100 gramos; en tanto que para los embutidos tipo salchichas, salchichón y mortadelas de pollo este ingrediente no debe superar el nivel de los 1,190 mg por cada 100 gramos.

El CEPA agrupa a los productores argentinos de carne de aves. La región productora de pollos argentinos está en la llamada Pampa Húmeda (con una producción cercana a los dos millones de toneladas anuales); zona donde también se cosecha el 90 por ciento de los cereales y oleaginosos que produce el país.