En la sede de la Cámara de Comercio del Oriente (Santa Cruz) se cumplió el acto de posesión de la nueva junta directiva de la boliviana Asociación Nacional de Oleaginosas y Trigo (Anapo) para el periodo 2015-2016, según informó Red Uno y El Mundo. Reinaldo Díaz Salek fue confirmado como presidente de la Anapo, y en su intervención aseguró que continuará con el fomento de los cuatro pilares fundamentales para el sector, siendo el más importante el uso de transgénicos para aumentar la producción de soya.

“El uso del transgénico no es dañino para la salud, más bien ayudará a la población a abaratar los costos de los productos; otros países lo usan casi en todos sus productos y nosotros no podemos estar al margen si queremos ser competitivos”, indicó Salek, quien abogará también por la exportación libre de excedentes en oleaginosas y cereales.

Ante estos señalamientos, el viceministro de Desarrollo Rural de Bolivia, Eugenio Rojas, señaló al diario Los Tiempos que el debate sobre el uso de transgénicos para la producción agrícola podría tratarse recién dentro de un lustro. “No se ha formado ninguna comisión todavía, en algún momento nos reuniremos para discutir, pero no hay todavía ninguna comisión, eso significa que no se va a trabajar (el tema) por ahora, de acá a cinco años habría que pensarlo todavía”.

De esa manera, Rojas desestimó la versión de que el tema transgénicos iba a reunir a los sectores productivos en los próximos días. El viceministro ratificó que la soya es el único grano que tiene autorización para estudios de producción transgénica. “Se ha autorizado en 2005 con Carlos Mesa (entonces presidente de la nación) para la soya, nada más”, señaló. Indicó también que los técnicos del ministerio observarán el rendimiento de la soya transgénica para ver si el uso de esa tecnología realmente conviene. Aclaró que el rendimiento de la oleaginosa no fue importante con el uso de transgénicos.