Publicidad

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
Mercados y negocios
15 de junio de 2015

Norpatagonia, con potencial para producir pavo

Esta región argentina podría aportar al constante crecimiento del 13 por ciento en la producción mundial de pavos.

El diario argentino Rionegro publicó las principales consideraciones contenidas en el proyecto específico 1126052 del Programa Nacional de Producción Animal, el cual propone a la región de la Norpatagonia como un espacio promisorio para la producción masiva y eficiente de carne de pavo.

Asegura el informe que en los últimos tres años, la producción mundial de pavos creció a un ritmo superior a la de pollos parrilleros, llegan a ubicarse con variaciones interanuales del 13.4 por ciento. “La expansión más importante corresponde a cuatro países que han avanzado en los procesos de industrialización de esta carne alternativa, con capacidad exportadora: Estados Unidos, Brasil, Unión Europea y Canadá, y tiene que ver en parte con las tendencias actuales de consumo y alimentación. De hecho, el gran aporte nutricional del pavo, el alto rendimiento de sus piezas, su bajo contenido de grasas y colesterol y su versatilidad de cocción le brindan amplias ventajas frente al resto de las carnes”.

Se queja el rotativo cuando afirma que Argentina “se suma a esta tendencia en forma incipiente, debido, por un lado, a que la mayoría de la producción está enfocada en el autoconsumo y, por otro, a la escasez de establecimientos industriales de envergadura para el procesado y agregado de valor”.

En la actualidad, Argentina importa pavo procesado desde su vecino Brasil, “país que en el 2013 produjo 442,000 toneladas de carne de pavo, lo que le valió el tercer lugar a escala mundial después de Estados Unidos (2.6 millones de toneladas) y la Unión Europea (2 millones de toneladas)”.

Como ventaja para el productor argentino, el diario indica que Argentina cuenta con una variedad mejorada de pavo de blanco de pechuga ancha, llamado “pavito híbrido INTA”, por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) que lo desarrolló. “Se dispone de material genético mejorado para ser usado en cría, engorde y mestizaje con las poblaciones de pavos en diferentes zonas de la Norpatagonia, en especial el centro, norte y sureste de Neuquén y localidades linderas de los Valles del río Negro”, puntualiza la publicación. Este animal podría alcanzar en 18 semanas los nueve kilos de peso en promedio (algunos machos, los 14 kilos) y el 33 por ciento de ese peso está representado por la pechuga, la porción más codiciada en el mercado local e internacional.

Comments powered by Disqus